Pies en la tierra y, manos en el corazón.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Una noche de verdades dolorosas


Muchas veces hemos creído en lo que no existe
Hemos ganado la frustración
Sin embargo seguimos creyendo
Nos dejamos llevar por el "no siempre es igual"
Y caemos nuevamente
Tampoco somos videntes
Para saber que pasaremos un trago amargo
De otro modo esquivaríamos las tentaciones
Y tendríamos menos decepciones
Pero el caso no va por ese lado
Todo surge por la mala compatibilidad
Aunque al principio se reconocía un vínculo
Pasa el tiempo conforme los malos ratos
Entonces no tendríamos que cegarnos
Nos mantenemos y, tapamos la razón
Peor que a un muerto sin formol
Queriendo no sólo manchar el piso de rojo
Es probable que sea una alucinación
Producto de una noche de verdades dolorosas
Marcando cada herida sin tocar la piel
Pero sí cae sobre el teclado agua cristalina
Que aún no merecía ser vista
A nadie le importa,
Ni a este escrito le importa ser leído
Peor comprendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario