Pies en la tierra y, manos en el corazón.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Unoalcuadrado

Su separación no era para siempre, ambos sabían que tarde o temprano iban a estar tomados de la mano; viendo nuevamente su estrella, como todas las noches, y aunque a veces no aparecía estaba presente en ellos. De hecho, era más que una estrella, era quien los calmaba en un día de angustia, o simplemente una emoción que sobrepasaba los limites; la cual no podían controlar, pero gracias a Evangeline pudieron sobrellevar todo, hasta ahora...


Divisaban el mundo desde cualquier ángulo; así cuando llegue la tormenta, junto con la tempestad, estaban preparados y conscientes de lo que podría suceder, pero también cuando salga el arcoiris, y empiece a garuar, mientras le recordaba lo fuerte que eran cuando la distancia les partía el alma.
La inteligencia de Ingi fue lo que le llamó la atención a Matt. Después de un par de días un conocido, que actualmente es desconocido los presentó, ellos fueron llevando su rumbo, y Matt estaba asombrado ya que era una persona que no se entusiasmaba por "cualquier cosa" fue un gran logro, era como estar dentro de una caja obscura, y tener a Ingi con su rostro rosado, hipnotizó su mirada.
A pesar de sentirse tan bien con Ingi, no pensó que era algo por qué "preocuparse" no es que lo tomara como un juego, pero le divertía decir estupideces; siendo como realmente era. Dentro de una persona un poco cortante, y fría, como resultaba ser Ingi para los demás (admito que para Matt también lo era) tenía un secreto; su verdadera identidad. Fuera de ese protector de niña mala, de niña odiosa, era todo lo contrario; tierna, cariñosa, amable, que amaba los animales y hasta el medio ambiente.
Al transcurrir el tiempo la  perspectiva de Matt fue cambiando, y todo lo que creía roto en él, ella lo sanaba. No era la más hermosa dentro de todo el establecimiento, pero sí con quien quería "experimentar" un poco, por lo menos sí en ese momento. Era su mal necesario.
Dentro de un par de meses ellos se conocieron lo suficiente y decidieron pensar más con el corazón, y después de una separación planeada por terceros se dieron cuenta que no sólo se puede tener una buena comunicación estando cerca.
Matt, escribía casi todas las noches entre sus notas el nombre de su amada, y un par de corazones verdes al final del mismo, cuando recordaba los bellos e inolvidables momentos que juntos sólo podían crear; armonía, y alegría, era lo que le produjo, por eso y mucho más, está en sus sueños, en su realidad, en todo él porque desde que los miedos quedaron atrás, fueron uno, y lo siguen siendo; su presencia, sus palabras siguen manteniéndose de pie.

Sobretodo se siguen queriendo aquí, allá, donde sea, porque no importaba el lugar donde se encontraban, importaban que esté ella y yo.

(Relato de una historia, que sigue fluyendo para dejar de ser...fragmento.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario