Pies en la tierra y, manos en el corazón.

martes, 14 de abril de 2015

Tiempos que no son tiempos

Cada noche, contemplaba las opciones múltiples que desbarataban mis sentidos. Peor que un rompe cabeza de pequeñas piezas, peor que un cubo de rubik en manos de un recién nacido. Era aún peor; Como una persona fuera de sitio, sumándole, que trataba de describir lo que no pudo ser.



No pudo ser, por el incremento de pensamientos
No pudo ser, por querer llegar más allá de la fantasía
No pudo ser, por la ausencia de cercanía
Más que nada, no pudo ser, por las excusas que podría ver.

La nula sensibilidad disminuía mi ser
La pendeja e irónica contrariedad estaba enfocada en otras opciones,
Quedándome de brazos cruzados, sintiendo formal,
Y ya no era divertido, y ya iba de pena, y yo no sabía que hacer...

Repentino, comencé a ver más allá de lo convencional,
Pero, dicha persona, había cambiado de estación
Estación que en tiempo atrás se había tornado mi favorita,
La misma, dejó de serlo cuando ya no le encontraba allí.

Opté por un comportamiento enigmático,
Con una inclinación desmesurada al actuar
La escasees de seguridad, permitía a muchas personas ingresar
La escasees de seguridad, asesinaba lo que en su proceso podía ser.

Dirá que no tengo fuerza de voluntad
Dirá que al andar, recordará el actuar de lo que era
Diré, que son tiempos que no son tiempos
Pero aún así dirá, que torturo sus sueños y desvelos.


No obstante, le cuidaré de lejos, en mi lista, de las cosas que no pudieron ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario