Pies en la tierra y, manos en el corazón.

domingo, 29 de marzo de 2015

Ni el ayer, el hoy, y el posible mañana

Es una desesperación como nunca antes lo hayas imaginado, el no saber del ayer, del hoy, ni el posible mañana. Sentirse una completa desconocida, como si hayas perdido los papeles de identidad...para tu memoria. Y no solo eso, sino que ya no sabes a que dirección dirigirte.



Realmente no se en qué día me encuentro,
Mi reloj lleva dañado desde hace días atrás
Ya no recuerdo el ayer,
No se que haré hoy, y ni hablar del mañana.


Hoja en blanco, de ves en cuando la memoria
Colapsa las infinidades de pensamientos
Perdida total, nadie a quien puedas reconocer
Nadie a quien le puedas hablar de dichosos días.

Menudas ganas de tener la facilidad
Entrar en la mente, y poner en orden
Lo que divaga en la misma.

Estrepitosos amantes de lo irreal
En estos momentos es donde suelen decir 
"Conserven la calma"
No será así, de tanta desesperación
Nada, ni nadie, se puede conservar.

A estos días, todo me es indiferente
No soy yo, estando decepcionada de la nada
Podría ser la sociedad,
Formando una conspiración.

Lo único que me llena,
Lo poco que me queda de razón
Quizá...podría ser, que todo se va por donde vino
Como el ayer, el hoy, y el posible mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario